Batallas y mitologia

La historia desde egipto hasta nuestros dias.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Wilhelm Franz Canaris

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ishtar Admin
Guerrer@ Mitologic@
Guerrer@ Mitologic@
avatar

Cantidad de envíos : 425
Fecha de inscripción : 04/04/2009

MensajeTema: Wilhelm Franz Canaris   Lun Abr 06, 2009 7:54 pm

Wilhelm Franz Canaris Este gran militar sin duda alguna, de los alemanes, es de los que mas merecen estar en este foro con nota de 10.
Lo descubri ayer mismo atraves de una pelicula(la cual añadire al subforo adecuado de cine),una historia increible, que esta mañana investige por el ciberespacio,que habia de realidad y ficcion.Cual fue mi sorpresa al ver que toda la historia del personaje principal que nos ocupa es real 100% y que la realidad supera la ficcion con creces,para bien y lamentablemente para mal,pues el final es bien tragico.




Wilhelm Franz Canaris (Aplerbeck, 1 de enero de 1887 – Flossenbürg, 9 de abril de 1945) fue un oficial de la Kaiserliche Marine y la Kriegsmarine que participó en la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Llegó a ser almirante y jefe de inteligencia de la Kriegsmarine y la Wehrmacht durante el nazismo en Alemania.

Su vida, rica en anécdotas y vivencias, corre profundamente entrelazada con los escenarios bélicos de las dos guerras que protagonizó Alemania. Canaris nació en Aplerbeck (Westfalia) el 1 de enero de 1887. El apellido que utilizaba parece tener raíces griegas, pero aunque entre sus ascendientes Canaris gustaba convenientemente de mencionar al almirante griego Konstantinos Kanaris —también marino y héroe de la Guerra de independencia de Grecia—, se supone que su familia procedía de Italia, a través de los Canarisi, que se mudaron a Alemania en el siglo XVII. Su abuelo se convirtió del catolicismo al luteranismo.

Poseía una figura relativamente baja, que no se asemejaba al ideal ario; a causa de su baja estatura se lo denominó «el pequeño Almirante», y él mismo solía compararse con Churchill refiriéndose a sí mismo como «el pequeño WC».

Trayectoria militar
En la Marina Imperial Pese a que su familia era de tradición industrial, dentro de su educación Canaris tomó clases de español e inglés y a los 18 años y con la oposición de su padre ingresó en la Marina Imperial Alemana. Sirvió como teniente, a bordo del crucero gemelo del SMS Emden, el SMS Dresden, desde su misma botadura. Gestionó el traslado de alemanes avecindados en el puerto de Veracruz en México, en plena guerra civil.

En Chile
Isla de Pascua. El inicio de la Primera Guerra Mundial lo sorprende en pleno Atlántico. El Dresden se dirige a Tsingtao y espera órdenes de Almirantazgo. Se reúne con la flota del almirante Graf Von Spee en la Isla de Pascua.

A bordo del Dresden sirve como teniente, oficial de informaciones y ayudante del comandante Fritz Lüdecke. Sus compañeros le apodan Kieka o 'mirón' por su don de observación y profundización de las cosas.


Batalla de Coronel. Artículo principal: Batalla de Coronel
Después de la Batalla de Coronel en las costas chilenas el 1 de noviembre de 1914, donde la escuadra de Von Spee vence a una escuadra inglesa, la flota se dirige al puerto de Valparaíso. Allí Canaris sirve de intérprete a von Spee ante las autoridades chilenas. Luego la flota alemana se dirige a las Islas Malvinas, donde es derrotada el 8 de diciembre de 1914 en la Batalla de las islas Malvinas.

El Dresden es el único buque sobreviviente, el cual se refugia durante meses en los canales australes de la Patagonia chilena, especialmente en el fiordo de Quintupeu, viviendo la tripulación de los recursos naturales y eludiendo a sus perseguidores ingleses. Más tarde, cuando pretendía ser abastecido en la islas Más Afuera del Archipiélago Juan Fernández en el mar territorial de Chile, es sorprendido por fuerzas inglesas y hundido por la tripulación frente al puerto.


Apresamiento y fuga. La tripulación sobreviviente del Dresden, Canaris entre ellos, es internada en Chile, en la isla Quiriquina —frente al puerto de Talcahuano— y, pese a que formalmente eran prisioneros, el relajamiento de las medidas de seguridad impuestas por la Armada chilena permitió a varios de los oficiales alemanes viajar a Concepción en más de una oportunidad.

En agosto de 1915, Canaris se fuga de Chile junto a otros compañeros de armas, desde Osorno. Ahí estaba alojado en la mansión Von Geyso, desde donde lo enviaron al fundo Eggers, en Puyehue, a fin de preparar el cruce de la cordillera de los Andes, lo que hizo solo y a caballo. Al otro lado, en una de las puntas del Lago Nahuel Huapi, era esperado por otro integrante de la familia Eggers, que lo cruzó en bote hasta San Carlos de Bariloche, ubicándolo por algunos días en la estancia de Luis von Bulow. Allí fue recibido por el cónsul alemán Karl Wiederhold, quien le proporcionó ayuda.


El «chileno» Reed Rozas. Provisto de un pasaporte chileno auténtico, que fue conseguido por agentes de la embajada alemana en Buenos Aires, a nombre de Reed Rosas, un modesto vendedor anglochileno, Canaris emprendió un viaje de 500 kilómetros hacia Osorno, en tren, llegando a esta ciudad el 6 de agosto valiéndose de su excelente dominio del español, y marcha hacia Argentina, donde finalmente consigue embarcarse hacia Alemania en un carguero holandés que lo llevó a Rotterdam, desde donde retornó a Alemania, donde fue rápidamente ascendido a capitán.


Regreso a la Reichsmarine. Una vez en Alemania, es condecorado con la Cruz de Hierro de Primera Clase. Después de la guerra, permaneció dentro del ámbito militar, primero como miembro de la organización paramilitar Freikorps y luego incorporándose a la Reichsmarine, donde alcanzó el grado de capitán en 1931.

Fue transferido a las nacientes oficinas de Inteligencia de la Marina por los servicios de inteligencia exterior alemana, dadas sus evidentes dotes de actor y su conocimiento del idioma de Cervantes, siendo enviado a trabajar a la embajada alemana en Madrid, España, donde estuvo un año ejerciendo labores de contraespionaje y logística, para lo cual utilizaba como cobertura su falsa de identidad del «chileno Reed Rosas», agregando —cuando se lo preguntaban— que él venía de una pequeña ciudad del sur de Chile llamada Osorno.

Más tarde fue asignado como comandante de un U-Boot en el Mediterráneo, acreditándosele 80 hundimientos.


En la Marina de Weimar. Finalizada la Primera Guerra Mundial, durante la llamada República de Weimar Canaris asume en 1922 el mando del acorazado Schlesien y después del crucero Berlin, en 1923. Cumpliendo estas labores recibe bajo su mando, entre los aspirantes, a quien sería su futuro antagonista, Reinhard Heydrich, quien para esa época era un tímido oficial, destacado en deportes y con una excelente instrucción.

Existen evidencias para sostener que Canaris patrocinó el ingreso de Heydrich, ya que el hogar de este último tenía como vecinos a los Canaris. Además este último, por no pertenecer a la alta sociedad alemana, habría quedado excluido. En 1930, Heydrich es expulsado a causa de un asunto personal ligado a problemas de faldas.


Jefe de Estado Mayor del Comando del Mar del Norte. En 1930 es nombrado Jefe de Estado Mayor del Comando del Mar del Norte. En 1932 se le da el mando del 'Schlesien. En 1933 recibe con beneplácito el advenimiento del Nacionalsocialismo debido a su acentuado anticomunismo y su esperanza en la revisión del Tratado de Versalles.

En 1934, vuelve al servicio activo y es nombrado comandante de la fortaleza de Swinemünde, en el mar Báltico.


La Abwehr. Una vez llegado Hitler al poder, y ya ostentando el grado de Capitán de Navío y dado su prestigio, experiencia en labores de espionaje, niveles de contacto y sobresalientes aptitudes, se le asigna la jefatura de la Abwehr. Esta oficina era una organización de inteligencia y contraespionaje, trabajo que asume en enero de 1935, en reemplazo de su homólogo, el capitán Patzig. Ya tenía 47 años.

La oficina de Canaris quedaba en la calle Tirpizufer 74–76, y los SS la llamaban despectivamente la guarida de los «Papa Noel».

Al momento de recibir sus nuevos despachos, es advertido por su antecesor de los planes siniestros de Heinrich Himmler y Reinhard Heydrich junto a Walter Schellenberg (quienes para entonces trabajaban en la Oficina Central de Seguridad del Reich o RSHA), de hacer tentativas de anexar la oficina y todos los órganos de inteligencia a las SS.

Intentó infructuosamente llegar a un acuerdo con las SS, pero las intrigas contra la oficina misma, llevadas a cabo por Heydrich, Schellenberg y apoyadas por Himmler, no cesaron durante la gestión de Canaris, a pesar de tener aparentemente buenas relaciones con ellos.

Canaris no profesaba ideas antisemitas, pero se manejó muy inteligentemente para mantenerse en el puesto haciéndose de información confidencial de sus antagonistas, usando la misma técnica que las SS. Esto mantuvo a raya a Heydrich y sus seguidores por un tiempo.

A medida que transcurrían los acontecimientos, Canaris visualizó el futuro de Alemania con gran acierto, y cuando se abrió el frente del Este, sus percepciones de tener a Alemania entre dos frentes y las atrocidades de las huestes de Himmler no solo en Polonia sino en la Rusia soviética lo desencantaron definitivamente del nazismo.


Su personalidad. Era la antítesis de quien se suponía debía manejar los hilos del espionaje militar. Resulta sorprendente que la Alemania nazi lo tuviera en uno de los más altos cargos, dada su moralidad, afabilidad, dulzura de carácter, carisma y sentido del respeto mutuo que imponía.

Aunque algunas fuentes lo describen como un nazi convencido, sus acciones demuestran una ambigüedad y más tarde, un claro alejamiento de los ideales del nazismo. Dicho cambio ocurrió durante la Invasión de Polonia, después de ver las atrocidades cometidas por los Einsatzgruppen de Heydrich y el escalamiento de las atrocidades de las SS en territorio ruso.

Era muy diplomático, muy dado a la grata conversación, con don de gentes y diestro en el trato. Gustaba además de la austeridad severa, teniendo una oficina tan sencilla que no era acorde al cargo. Vestía rara vez uniforme de marino, sólo lo hacía si el protocolo así se lo exigía. Odiaba además que los militares se presentaran ante él con sus medallas, por lo que éstos las ponían a buen recaudo antes de entrevistarse con él.

Las maquinaciones nazis le causaban repugnancia y cuando se veía involucrado en una de ellas, sólo la orden directa de Hitler lo hacía intervenir. Hitler mantenía distancias a Canaris y Walter Schellenberg le consideraba un místico.

Amaba a los perros y tenía siempre un par de ellos que le acompañaban a todas partes. Los chóferes de la Abwehr tenían instrucciones precisas de evitar atropellar a uno de ellos. Antes de presentar cualquier informe, Sus colaboradores debían soportar una charla previa sobre la fidelidad canina.

Realizó acciones en contra de algunos propósitos del régimen de Hitler y nunca se consideró traidor por ello. Canaris ante todo se consideraba tan patriota como Claus von Stauffenberg.


Su gestión en el espionaje alemán Tuvo acceso a información privilegiada y la manejó del modo más conveniente posible, de acuerdo a sus convicciones. Hábilmente manejó y gestionó información —muchas veces distorsionada— para los planes de Hitler, de modo tal que éste se desalentara de llevar a cabo ciertas acciones bélicas. Su gestión interna estaba constantemente vigilada por la Gestapo y la espada de Damocles pendía sobre su cabeza constantemente.

No obstante, sus grupos de infiltración llamados los Brandenburgos tuvieron que realizar acciones en conjunto con las Einsatzgruppen de Himmler, apoyar en la desestabilización de Polonia, colocando agentes e informantes para proporcionar inteligencia a la Wehrmacht.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://batallas.forosactivos.net
Ishtar Admin
Guerrer@ Mitologic@
Guerrer@ Mitologic@
avatar

Cantidad de envíos : 425
Fecha de inscripción : 04/04/2009

MensajeTema: Re: Wilhelm Franz Canaris   Lun Abr 06, 2009 7:55 pm

El incidente Skoblin. En 1937, Canaris capturó información proveniente de un general ruso disidente, llamado Nikolái Skoblin, en la que se aseguraba que existía una intriga combinada de oficiales rusos y alemanes decididos a derrocar a Stalin. Heydrich supo de esta información (ya que tenía agentes infiltrados en la Abwehr), y valiéndose de una operación encubierta de inteligencia, robó esta documentación de las oficinas de la Abwehr, incendiándola después para no dejar rastros. Desde entonces Canaris y Heydrich (junto con Himmler) serían antagónicos enemigos internos.

La documentación fue manejada por Hitler con la ayuda de Heydrich, lo que ocasionó la purga en el Ejército Rojo, con la eliminación de más de 3.000 oficiales, entre ellos Mijaíl Tujachevsky, máximo exponente de la guerra mecanizada en la Unión Soviética.

En 1938, y a raíz de este episodio, la oficina fue reorganizada con personal de su confianza. Con la anuencia de Hitler pasó a llamarse Amt Ausland/Abwehr im Oberkommando der Wehrmacht ('Oficina de Defensa del Alto Mando del Ejército') con su cuartel general en Berlín. Esta nueva organización tuvo mayor poder en relación con asuntos externos, tales como contraespionaje, tareas de sabotaje y temas de información técnica y económica rescatada de los territorios enemigos.


El rol oculto de la Abwehr en la guerra. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial logró un manejo eficaz al obtener importante información de los códigos ingleses, sobre todo en la Operación Nordpol. Sin embargo, con el correr del tiempo el antagonismo entre la Abwehr y las SS fue tomando un cariz peligroso para Canaris. El no ser un pro-nazi, tener entre sus colaboradores a judíos y el ayudar a escapar ocultamente a muchos de Alemania justo antes del inicio del conflicto, eran hechos conocidos por las SS.

Canaris fue testigo de las acciones de los Einsatzgruppen de las SS con apoyo de Wehrmacht en territorio polaco, y quedó conmocionado por la extrema crueldad contra los judíos. Intervino ante el general Keitel informándole de lo visto. Keitel respondió que el mismo Führer lo había ordenado en persona. A partir de ese momento empezó a efectuar acciones subversivas de socavamiento del régimen.

Ideó la Operación Pastorius, que consistió en desembarcar en la costa este (Florida y Maine) de los Estados Unidos, desde submarinos, a dos grupos de agentes alemanes dedicados al sabotaje de la industria de la guerra en suelo estadounidense a principios de 1942. Sin embargo, dichos grupos fueron descubiertos y desarticulados apenas pusieron pie en suelo estadounidense, ejecutándose a más de 20 alemanes subordinados y sus jefes a manos de la inteligencia estadounidense. Este incidente creó mucha desconfianza en el pueblo estadounidense, porque cualquier extranjero era eventualmente considerado sospechoso de espionaje.

Canaris fue enviado personalmente a España por Hitler para convencer a Francisco Franco de que este país se les aliara en la guerra, logrando captar la atención de Franco al sugerirle que se mantuviera al margen de la guerra. Franco tomó en cuenta las indicaciones de Canaris y , después de sopesar la situación, finalmente desechó unirse a Hitler cuando éste le visitó. Franco encubrió el verdadero papel de Canaris durante esa gestión y se mostró más tarde muy agradecido con él, llegando a enviarle un retrato autografiado personalmente.Durante sus viajes a España por la estepa castellana, se quedaron atrapados entre un rebaño de ovejas que cruzaba la carretera y dijo a sus acompañantes, "alcen el brazo nunca sabemos donde podemos encontrar un superior".

El almirante trataba en lo posible de desanimar a Hitler cuando solicitaba informes respecto de futuras operaciones, abrumándolo con información desalentadora respecto del enemigo y exagerando la situación en particular.

En una reunión de revisión de escenarios, Canaris dejó traslucir en un comentario que la victoria de Alemania era un hecho ficticio. Hitler se violentó con Canaris y tomándolo de las solapas y fuera de sí, le gritó preguntándole si acaso el propio Jefe de Inteligencia de la Wehrmacht insinuaba que perdería la guerra. Canaris no contestó y se retiró ofendido de dicha reunión, y no tardó en ponerse en contacto con el sorprendido general Olbritch para unirse al complot que se tramaba entre la alta oficialidad prusiana liderada por Claus von Stauffenberg. A fines de 1942 Canaris alcanzó el grado de vicealmirante.

El 27 de mayo de 1942, Heydrich (ya conocido como el Carnicero de Praga) sufría un atentado organizado por la resistencia checa, donde moriría días después. Esto alivió en parte su situación, ya que «sólo» quedaban como oponentes serios Himmler, Bormann y Kaltenbrunner (el sucesor de Heydrich).


Fin de la Abwehr: el caso Solf. En septiembre de 1943, un hecho infausto ocasionó el desplome de la Abwehr y acercó a Canaris hacia el fin. La Sra. Johanna (o Hanna) Solf, viuda del Dr. Wilhelm Solf, ministro de las Colonias bajo el káiser Guillermo II y ex-embajador de Alemania en el Japón, fue implicada en el movimiento intelectual antinazi de Berlín. En una merienda cuya anfitriona era Hanna Solf, un nuevo miembro fue incluido en el círculo íntimo, un médico suizo, joven y atractivo, de nombre Reckse, quien resultó ser un agente de la Gestapo que trabajaba para Himmler.

El círculo de Solf, al enterarse de esto, tuvo que huir. Pero todos fueron capturados el 12 de enero de 1944 y ejecutados, salvo Hanna Solf y su hija. Entre los muertos estaba Otto Kiepp, quien tenía conexiones con la Abwehr. Se trataba del matrimonio Vermehren, ambos agentes de la Abwehr asignados a Estambul, Turquía. Apresuradamente fueron convocados a la oficina de la Gestapo en Berlín, pero temiendo por su vida, desertaron entregándose a los ingleses.

Los nazis creyeron erróneamente que los códigos de inteligencia de la Abwehr habían sido entregados a los Aliados. Himmler informó a la brevedad a Hitler, quien ya había perdido la confianza en Canaris. El 18 de febrero se decretó el fin de las actividades de la Abwehr y se relegó a Canaris a un puesto de segundo orden en el Ministerio de Propaganda. Esto privó a los conspiradores prusianos de una inteligencia propia, pero aceleró los planes de acabar con Hitler.


Muerte de Canaris Después del atentado fallido contra Hitler por parte del grupo de Von Stauffenberg, Canaris fue detenido personalmente por Walter Schellenberg de las SS y puesto bajo arresto en su propia casa. Himmler persuadió a Hitler de ejecutar a Canaris, quien fue llevado al campo de concentración de Flossenbürg. Allí, fue humillado por los guardias de las SS, que le hicieron fregar los suelos de la prisión con su cepillo de dientes.

El 8 de abril de 1945, ad portas de la derrota alemana y ante el avance enemigo, guardias de las SS entraron en la celda de Canaris y le obligaron a desnudarse. Posteriormente colocaron un cepo de hierro en su cuello y lo asfixiaron lentamente hasta morir. Su cuerpo fue incinerado.


Rumor Muchos de los rumores que recorrieron por Europa y que han repercutido hasta hoy estaban basados en las aventuras de Canaris en la Patagonia tanto chilena como argentina. Canaris siempre se ufanaba de haberle creado un paraíso a Hitler en esta zona.

...siendo estudiante de arquitectura, conoció a un sacerdote de novelesco nombre, llamado Cornelius Sicher, de quien se hizo muy amigo. Pasando de un tema a otro llegaron al nazismo y fueron cimentando una relación que se prolongó en el tiempo, hasta que Sicher le contó que en vísperas de la pascua de 1918, mientras se encontraba en Cáttaro, se refugió bajo una casa en medio de una feroz tormenta y vio que al frente suyo un capitán alemán hacía lo mismo, sin darse cuenta de que la chimenea de la vivienda, bajo cuyo alero se cobijaba, se caía. Sicher reaccionó y saltó sobre el oficial, al tiempo que la estructura caía sobre ellos. Días más tarde —al recobrar Sicher la conciencia—, el capitán le dijo que su nombre era Wilhelm Canaris. En agradecimiento, se quedó varios días en el hospital, cuidando a su salvador, y para pasar el tiempo, le contó interminables historias, como la del Dresden y su huida por los Andes.
Sicher le contó que se hizo muy amigo de Canaris y aunque entró en el seminario en 1919, pronto volvieron a reencontrarse y se vieron varias veces más, siendo el último encuentro en 1943, oportunidad en que el entonces almirante le dijo que en esas maravillosas zonas sureñas por las cuales él escapó de Chile «yo hice preparar un edén para Hitler y ahora temo que eso me cueste el infierno». Le dijo además a Sicher que ese lugar se encontraba muy cerca de un volcán que él había visto allí y que le había parecido idéntico al Fuji; es decir, el Osorno.

Todas las actuales teorías, como ya está dicho al principio, apuntan a que Hitler se habría establecido en una estancia situada al sur de Bariloche.

Burnside, 1969
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://batallas.forosactivos.net
Ishtar Admin
Guerrer@ Mitologic@
Guerrer@ Mitologic@
avatar

Cantidad de envíos : 425
Fecha de inscripción : 04/04/2009

MensajeTema: Re: Wilhelm Franz Canaris   Lun Abr 06, 2009 8:18 pm



En esta foto el Varon Wilhelm Franz Canaris


Este de arriba Walter Schellenberg,el que arresto al Varon Wilhelm Franz Canaris


Himmler



Y para finalisar,dos fotos del protagonista,Wilhelm Franz Canaris:


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://batallas.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Wilhelm Franz Canaris   

Volver arriba Ir abajo
 
Wilhelm Franz Canaris
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [PDF] Franz Ferdinand PDF
» FRANZ SCHUBERT
» FRANZ BENTON - Carry on (Talking to a wall - 1986)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Batallas y mitologia :: Segunda Guerra Mundial :: Espionaje-
Cambiar a: